Comune di Brescia tourism website: useful information about what to see and where to go.

  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Español
  • Italiano

Brescia Accesible

Capitolium

Esta sección está dedicada a todos aquellos que poseen dificultades motorias pero que desean usufruir de los espacios turísticos y culturales de la ciudad de Brescia. El itinerario que sigue es propuesto por la Asociación Slow Time, en cuyo sitio oficial  es posible encontrar todas las oportunidades de visitas accesibles y las relativas profundizaciones.
Se recuerda que visitando la página Desplazarse por Brescia con discapacidades motorias  se puede encontrar toda la información necesaria para las personas con discapacidades motorias para desplazarse en auto, taxi o en autobús.

Desde Piazza Paolo VI a Piazzetta San Marco
El itinerario tiene inicio en Piazza del Duomo, hoy Piazza Paolo VI en honor al pontificado del bresciano Giovanni Battista Montini (1897-1963). El aspecto actual de la plaza remonta al Siglo XVIII y es el resultado de una larga estratisficación histórica, iniciada en época romana.
En el lado oeste de la plaza se encontraba el batisterio de San Giovanni (615), demolido en 1625, del cual se conserva un relieve redondo con la cabeza del santo, emparedado en la casa frente al Duomo Nuovo. En el centro del mismo edificio, resalta un pórtico de piedra, sobrepasado por una trifora gótica, del antiguo palacio de los Camerlengos, residencia del superintendente del vizconde a las municiones.
En el centro de la plaza surgen dos fuentes del siglo XVIII: al norte la fuente con la estatua de Minerva, ópera de Cignaroli y al sur la del Calegari con la estatua de Brescia armada. Sobre el lado este resaltan el Duomo Nuovo, el Duomo Vecchio  y el Palacio del Broletto.Broletto
La característica del Broletto (de antiguo “huerto cerco” o “jardín con árboles”) es el perímetro externo murado a protección de los porticos internos. La fachada en medolo en dirección de la plaza (1232) está aligerada en alto por el cocido, por las poliforas y por varias decoraciones. El portal de acceso (1606) presenta dos columnas en granito egipcio, ya romanas, provenientes de la catedral de San Pietro de Dom (siglo V); sobre el pilar a la derecha se nota una Vírgen con el Niño del siglo XIV y sobre el de la izquierda la representación de la Justicia y el León de San Marco, quemado por los jacobinos. Al norte del portal, en el callejón San Agostino (♣ El callejón es en subida), la Iglesia San Agostino de la época de los Malatesta (inicios del siglo XV, incorporada en el 1610 en el ala del Broletto) de la cual queda sólo la bellísima fachada en cocido, de la cual sobresalen dos cabezas de leones en pieda y sobre la cual resaltan el rosetón y las tres ventanas a arco ligeramente agudo, tardo-góticas en la decoración a arcos y calado, y el simple portal arquitrabado en piedra, sobrepasado por una luneta a arco agudo. Al sur del portal de entrado del Broletto, se alza la Torre del Pégol o del Pueblo, con empalcatura fuerte en almohadillado y en almena de cola de golondrina no originales, y la románica Logia delle Grida (siglo XIII), destruida durante los motines de 1797 y reconstruida en 1902. Originales, si bien han sido restauradas, son cinco de las figuras, de probable escuela de Antelami, que sostienen las ménsulas. A la logia se accedía por la puerta, colocada entre una trifora y un doble ajimez, caracterizada por el intradós a pleno centro y por el extradós a arco agudo y perfil con forma de almendra; en lo alto, bajo el tímpano, hay un pequeño bíforo. Desde el portal se accede al atrio, donde se nota un fresco del `300 que representa una Vírgen con el Niño y una escultura del ‘400 que representa la Justicia. Entrando en el patio mayor (♣ el patio tiene una pavimentación irregular), con una fuente central del 1718, se pueden admirar las fachadas internas del Palacio: sobre el lado oeste resaltan las cinco ventanas en cocido con huellas de frescos en la lunetas y bajo la cornisa del alero. Hacia el lado sur (edificado en el área de las casas Poncarali, de las cuales queda, ahora englobada en el techo, la torre en piedra almohadillada, hecha troncar por Ezzelino da Romano en 1258), sobre el pórtico de la razón, hoy murado, se encuentran dos grandes doble ajimez con columnas, capiteles y arcadas, y además dos triforas de gusto de la escuela de Antelamio (1220-1230) con arcos en botticino y dobles columnas, pulidas y en espirales, de color rojo de Verona, como el cordón adornado con molduras del antepecho. Sobre los capiteles del doble ajimez de la izquierda se desarrollan doce representaciones de los meses con ocho constelaciones zodiacales, mientras el doble ajimez de la derecha conserva en la luneta un fresco del siglo XIV con blasones nobiliarios. La balconada en hierro forjado es un agregado de los primeros años del siglo XVI. El ala norte, con pórtico almohadillado con siete arcadas y logia dotada de arquitrabe sobresaliente al 1626 (hoy sede de lsa oficinas de la Prefectura), es el agregado que mayormente desentona con los edificios recientes. En el lado este permanece el doble porticado original a arcadas a curbatura aguda que en el siglo XV fue recubierto por bóvedas ojivales en cocido.
Del atrio parte el escalón que lleva a la Sala del Podestà, hoy sede del registro civil del municipio, con frescos de Gandino, Sandrini y Giugno (1610). De la salida monumental de 1609, se accede a la calle Mazzini donde, a la derecha, encontramos la pared del vizcondado, con declive y foso, resto del Bastión Nuevo. Alcanzamos el cruce con la calle Cattaneo y desembocamos en el número 15 encontrando una bella fachada con ventana ojival amurada y portal de arco agudo con mascarón a llave. En el cruce con la calle Cereto surge la Torre d’Ercole, casa-torre (siglo XII) de la familia Palazzi, construida con restos de material lapídeo provenientes del foro romano, tal vez cercano a un templo de Ercole, fue cortada en el año 1258 por Mezzelino da Romano. Girando hacia la derecha en calle Cereto embocamos el callejón San Marco (♣ callejón San Marco y la homónima plana tienen una pavimentación enguijarrada en algunos tramos interrumpidos) para descubrir la pequeña iglesia (siglo XII), propiedad de la noble familia Avogadro. Las simples y severas líneas románicas son aligeradas por motivos de arcos en cocido entrecruzados, el portal en piedra está rebasado por un arco de medio punto.

Desde Piazzetta San Marco al Museo de Santa Giulia
Regresando por la calle Cattaneo, en el cruce con la calle Gambara se encuentra una fuente neoclásica, particular por la placa conmemorativa con una poesía dedicada a ella por el bresciano Terenzio Formenti. Prosiguiendo, en el número 51 surge el palacio Luzzago (ahora Monti della Corte-Masetti Zannini). Sobre la fachada barroca sobresale un portal en sillares, en perspectiva para dar una mayor profundidad y desplazado hacia la izquierda enfrentando el callejón Candia. Dos son las filas de ventanas con los marcos interrumpidos por un muro de almohadillas y tres sillares en llave, rebasados por dos declives en relieve en las ventanas del plano nobil. Bajo la cornisa racimos de fruta, alternados con las ménsulas de alero, a intervalos por pequeñas ventanas. En el gran atrio a pórtico del ‘400, las bóvedas vaídas son afrescadas con pequeños temas ornamentales, sobre las columnas hay esculpidos los blasones de los Luzzago y de otras familias emparentadas. En el número 55 surge el expléndido palacio Fenaroli (ex Cigola di Muslone), erigido en los siglos XVI y XVII, que se presenta con una arquitectura severa e imponente, caracterizada por la fachada de mármol con almohadillas sutíles (en gradación en los dos planos) y por las lesenas que recalcan las dos fachadas, sobre calle Cattaneo (siglo XVI) y sobre la plaza Tebaldo Brusato (siglo XVII). Las ventanas están circundadas por un simple marco y rebasadas por un tímpano en relieve, sujetadas por dos pequeñas ménsulas. La cornisa está decorada por mármol y figuras femeninas que rebosan el agua de lluvia. El portal del Beretta, flanqueado por dos poderosos atlantes y sobrepasados por un balcón de piedra con un parapeto decorado por sirenitas y escudo “mudo” en el centro, cabezas de medusa y grifones a los lados, da acceso al patio occidental que constituye la parte más antigua del palacio, con un porticado con finas columnas renacentista y los capiteles acanalados sobre los cuales estaba impostada una arcada, ahora amurada. El cuerpo oriental, del siglo XII, se asoma sobre la piazza Tebaldo Brusato y presenta una fachada grandiosa sobresaliente en el centro de un ático. Prosiguiendo por este lado de la plaza, alcanzamos el callejón Septéntrional (♣ La pavimentación del callejón Septéntrional está muy irregular) que lleva por via Musei, en frente a la entrada del Museo Santa Giulia.Santa Giulia
El museo se articula en derredor al complejo de San Salvatore, el monasterio de las monjas benedictinas fundado en el 753 por Ansa, mujer del rey longobardo Desiderio y se presenta como un articulado conjunto de edificios situados al pie del Castello, a lo largo de la calle Musei, un tiempo decumano máximo de la ciudad romana. El monasterio, surgido sobre una área ya ocupada en época romana por importantes domus, se convierte en época longobarda en uno de los complejos conventuales más importantes y prestigiosos del Norte de Italia y, en el 915, fue dedicado a Santa Giulia (♣ El Museo de Santa Giulia es completamente accesible, las rampas de acceso a algunas salas poseen una inclinación excesiva; en el Museo hay baños equipados).En el 1798 fue suprimido y confiscado por la propiedad del estado militar, para luego pasar al Ayuntamiento de Brescia. El complejo, que llegó a ser más ancho por los sucesivos ampliamentos, sobre todo en edad comunal (siglo XII) y en el tardío ‘400, se articula alrededor de tres claustros y de tres iglesias de épocas diferentes: la catedral longobarda de San Salvatore, la iglesia románica de Santa María in Solario y la iglesia renacentista de Santa Giulia. El recorrido expositivo del Museo de la Ciudad (alrededor de 12.000m2) recorre la historia de Brescia, desde la Edad de Bronce al Renacimiento, a través de restos arqueológicos, mosaicos, frescos, elementos arquitectónicos y decorativos, estatuas y obras de arte. Las secciones son: bajo tierra el área arqueológica, la Edad prehistórica y protohistórica, la Edad romana y el territorio, en la planta baja la Edad romana con el Domus dell’Ortaglia, la Edad alto medioeval -Longobardos y Carolingios-La iglesia de San Salvatore, la Edad de la Comuna y de las Señorías, la Edad veneciana y el Monasterio, en el primer piso Santa María in Solario, Santa Giulia y el Coro delle Monache.

Desde el museo de Santa Giulia hasta Porta Bruciata
Saliendo del Museo y girando hacia la derecha en la calle Musei, en el número 50 encontramos el palazzo Benasaglio (ex Maggi di Gradella, dei Podestà); construido alrededor de 1554 por el Beretta, se presenta con una elegante y simple fachada en almohadillado, en donde sobresale el portal colocado por entre dos altas semi-columnas dóricas escalanadas y dos órdenes de ventanas, enriquecidas al plan nobil por un arquitrabe, apoyadas sobre pequeñas ménsulas. La cornisa está ornamentada por espirales sobre una banda de óvulos y gotas; el atrio posee un techo envigado de líneas y la frente sostenida por altas columnas iónicas; en el fondo del patio, la neo-clásica fuente del Vantini (1832) con la estatua del Emanueli. Prosiguiendo, se alcanza la plaza del Foro (♣ En el lado este de la plaza del Foro hay un pavimento por momentos desconexo), centro de la Colonia cívica augusta Brixia y ahora el más importante sitio arqueológico de la Lombardía. El foro se extendía desde el decumano (calle Musei) hasta la calle Cattaneo por una longitud de 139mts. Y un ancho de 40. Aquí descolla por grandiosidad el Templo capitolino o Capitolium .
Erigido alrededor del 73 d.C (según la inscripción sobre el frontón) por el emperador Vespasiano, sobre los restos del precedente templo republicano, fue dedicado a la tríada capitalina: Júpiter, Juno y Minerva. La construcción, en diferentes niveles, terrazas y escalinatas, seguía la cuesta del terreno con notables efectos escenográficos. Asomándose del parapeto de la calle Musei, se puede ver el adoquinado del decumano: desde aquí partía una amplia escalinata entre los dos frentes en botticino, recalcadas por pilastras y por arcadas ciegas a arco de medio punto que limitaban el área sagrada del templo. La escalera llevaba a la terraza del área capitolina, cordón sobre los  tres lados por un estilóbato alto tres metros, sobre el cual se apoyaba el templo y, a los lados, las dos alas del pórtico. Desde este nivel partía otra escalinata, flanqueada por dos fuentes, que subía al pronao hexástilo con columnas (11mts.), sobre la cual ha sido instalado el frontón triangular. Las columnas corintias (dieciséis, de las cuales sólo una está intacta y es visible a la izquierda), como las tres celdas en el interior, fueron reconstruidas e integradas en el ‘800 por el arqueólogo Labus, con la colaboración del arquitecto Vantini y del pintor Basiletti, con el fin de transformar el templo en el Museo patrio que fue inaugurado en 1830. De las dos extremidades de la platea del Capitolium partían dos porticados, que flanqueaban el foro, que se extendía hasta la Catedral o Curia cuyos restos son visibles en la plazoleta Labus.
Sobre el lado este de la plaza, en la esquina con la calle Musei, se encuentra la iglesia de San Zeno al foro (siglos XI-XII, reedificada en 1709-’39) con la elegante verja dividida por columnas, coronadas por amorcillos y parejas de delfines entrelazados. Pocos metros más adelante, son visibles, 4,5mts. bajo el terreno de la carretera, los restos del pórtico que delimitaba el Foro romano, de los cuales sobresale la alta columna (6,5mts) de mármol, con capitel corintio (restauros e integraciones del 1930). Sobre el lado oeste de la plaza se encuentra la parte más antigua del Palazzo Martinengo Cesaresco Novarino, con la majestuosa fachada del ‘500 de mármol de líneas sóbrias, transformada en 1697, sobre las cuales sobresalen los dos portales gemelos y gruesas almohadillas, dispuestos en perspectiva, con los blasones con el águila de Martinengo colocados en el centro de las arcadas. Dieciochesco y de líneas barrocas es la parte del palacio que da hacia la calle Musei (número 32), terminada en 1663. Sobre la fachada sobresale el original portón del Carra, donde las águilas de los blasones de los Martinengo han sido usadas como cariátides para sostener el inminente balcón de piedra e hierro forjado. El fondo del pequeño patio está enriquecido por la bella fuente, dominada por una hornacilla que acoge la estatua de Scilla Martinengo y de Cesare IV (1691). El palacio perteneció a Marzia Martinengo que en la primavera de 1807 albergó al poeta Ugo Foscolo, amado por ella. Prosiguiendo por la calle Musei, en el número 28 surge el palacio Cervi (ex Ambrosi), con una fachada revocada sobria y elegante, desde lo alto del portal capialzado, almohadilla con mascarón. Sobre el mismo lado de la calle, surge la Iglesia de Santa María della Carità (1640 modificada en el siglo XVIII), cuya fachada está decorada por dos columnas de granito, provenientes de la antigua San Pietro de Dom y por dos estatuilla de ángeles en mármol blanco: Ángel con lirio blanco de Calegari (1746) y Ángelo con la caja de Ferretti. Superando la esquina con calle Mazzini, se pasa bajo la arquivolta de la Caridad, el puente peatonal vizconteo que permitía la conexión protegida y directa del Broletto con el presidio del Castello; el lado este es original, mientras el filete en cocido sobre la fachada oeste marca la parte bombardeada en 1944. La imagen de la Vírgen fue puesta por el “Capitanio” veneciano en 1722, que al crepúsculo descendía a recitar las letanías con la “gente minuta”. Superada la cobertura, alcanzamos plaza Tito Speri, con el monumento de Ghidoni (1888), dedicado al héroe bresciano de las X Jornadas, ahorcado en 1853 en las gradas de Belfiore. En la esquina de la plaza, la fuente de Tagliaferri, construida a fines del ‘800 con los fragmentos provenientes del adyacente monasterio de los Santos Cosma y Damiano.
Recorridos pocos metros nos encontramos frente a la Torre de Porta Bruciata (siglo XII). En edad romana esta puerta mediolanensis (luego de los Paraveredi o correos postales) indicaba el límite oeste de la ciudad. La torre (de siete pisos, alta aproximadamente 30mts.) quemó dos veces; la de hoy, modificada en el almenaje guibelino y en los travesaños en el siglo XIV, ha sido introducida en un compacto telón edilicio, que formaba parte de la Citadella Nova. En el siglo XV la puerta era la meta final de las corridas de las “Donne”, dei “Fanti” y de los “Cavalieri” que partía de la Pallata. Escondida entre las casas, con entrada bajo la cobertura, está la iglesia de San Faustino in Riposo, (♣ La entrada de la iglesia tiene un escalón de 15 cm), a finales del siglo XII, erigida sobre las ruinas de una capilla (siglos VIII y IX), donde se alojó la solemne procesión que transportaba los cuerpos de los Santos Patronos Faustino y Giovita. El exterior de la iglesia, visible desde la plazoleta sobre el lado derecho de la Porta Bruciata, está caracterizado por un tambor cilíndrico con sillares regulares que sostiene un tronco de cono con gruesas puntas semicirculares en cocido sobre los cuales, separada por una moldura de piedra, se apoya una celdilla campanaria cilíndrica con pequeñas formas redondas, también en cocido y dispuestas en punta.

Desde Porta Bruciata hasta Piazza Paolo VI
Embocando la calle Beccaria, retornamos a piazza Paolo VI, donde concluimos nuestro itinerario con la visita del Duomo Nuovo y el Duomo Vecchio. El Duomo Nuovo, (♣ Acceso al Duomo Nuovo con la rampa externa sobre la ante-iglesia) cuya fábrica duró desde 1604 hasta el 1825, domina el lado este de la plaza. La cúpula, realizada por Vantini, con un proyecto de Cagnola, fue rehecha luego de los bombardeos de 1943. La imponente fachada, en blanco botticino, está asentada sobre dos órdenes de columnas compuestas, con el tímpano triangular (en el cual sobresale el blasón de la ciudad) coronado por las estatuas de Carboni, Salterio e Possenti (1792). Debajo, se abre el portal central sobre el cual, entre ricos festones, se encuentra el busto del cardenal Querini di Calegari; en el ábside las grandes estatuas de los Santos Faustino y Giovita de Giovanni Carra. En el interior, igualmente imponente, hay tres navatas con altas columnas, los pilastros acanalados y los macizos pilastros que sostienen la grandiosa cúpula en cuyos penachos, dentro grandes cartuchos barrocos, están los bustos de los Evangelistas de Calegari el Joven y de Carloni. Entre las numerosas obras presentes, señalamos: en el primer altar a la derecha el Crucifijo lignario de la segunda mitad del ‘400 y, en la luneta en lo alto, el Sacrificio de Isaac del Moretto; en el tercer altar el arca funeraria del obispo Apollonio, construida alrededor de 1510 y atribuible a Olivieri, indudablemente una de las más interesantes de la escultura bresciana del período. Encima del confesionario y enfrente a la puerta que conduce a la sacristía hay dos obras del Nuvolone, respectivamente San Nicola, Faustino y Giovita (1679) y San Antonio de Padua. Sobre el altar, en fondo a la nave a la derecha (Fe y Humildad) así como en el presbiterio (San Gaudenzio y San Filastrio) sobresalen las estatuas del Calegari (1783-89). En el fondo de la nave a la izquierda, sobre un altar marmóreo del ‘500, está la Aparición de la Asunta a los Santos Carlo Borromeo y Francesco y al obispo Marin Giorgi (1627) de Palma el Giovane. En la parte central, al costado izquierdo está el Monumento a Paolo VI (1984) de Scorzelli, elevado en la pared de la Visitación, la Boda y la Presentación en el Templo de Romanino, que ornaban las antas del órgano en el Duomo Vecchio.Duomo Vecchio
Contiguo a la catedral es el Duomo Vecchio o Rotonda (♣ El Duomo Vecchio es visitable sólo en la zona del Matroneo) erigido por los maestros comacini (siglos XI y XII) sobre restos de la antigua basílica de Santa María de Dom (siglo VI) destruida por un incendio (1097); luego de numerosos cambios aportados a la Rotonda en el curso de los siglos, desde 1881 hasta 1898 fue reportada a sus formas originarias. En el exterior se presenta un cuerpo de plano circular con tambor con sillares regulares de medolo y cúpula hemisférica; la austera simplicidad de la construcción es aliviada por los pilastros y por los frizos de los arcos empotrados en cocido que se siguen bajo el techo, de los profundos nichos ciegos y de los tres ojos, circundados por un cordón perfilado, que dan luz al interior junto a las ventanillas en arco. El portal de las líneas barrocas son copias de aquellas del Piantavigna de 1571.
El interior, severo y grandioso, se articula alrededor del amplio vano central recubierto por la cúpula que se aloja sobre ocho arcones a arco de medio punto, sostenidos por pilastros trapezoidales. En derredor al vano, con el cual comunica por medio de dos escalinatas, corre un deambulatorio, sobre-elevado hacia occidente por un trazo que servía como tribuna. Aquí podemos admirar el monumento sepulcral del obispo Berardo Maggi (1308). En mármol rojo de Verona, el sepulcro representa: sobre un faldón, el Obispo recostado y en las extremidades los Símbolos de los Evangelistas y los Santos Faustino y Giovita; sobre el faldón opuesto, el Juramento de Paz entre guelfos y guibelinos brescianos, y en las extremidades los Santos Pietro y Paolo. Las escaleras a los costados de la puerta de ingreso llevaban a la torre que dominaba la tribuna, derrumbada en 1708; en el vano del trastero a la derecha, una escultura del siglo XIII que representa a San Apollonio obispo. De la tribuna podemos admirar: al lado de la capilla de la derecha, el sarcófago del obispo Balduino Lambertini (1349) y, al costado a la derecha, el monumento fúnebre del obispo Domenico de Dominici (1478). En el presbiterio es visible, trazado en mármol negro, el perímetro original de la basílica y los fragmentos de mosaicos del siglo VI; detrás del altar mayo (siglo XIV) está la Asunción del Moretto (1526), los escaños lígneos del Soresina (1522) y el grandioso órgano de Antegnati (1536). En la parte central del transepto está conservada intacta la rica decoración del fresco del siglo XIII.

Durata del itinerario: un día.
Extraido de la guía “Brescia Possibile” de SLOWtime
Para los mapas de referencia y para mayor información: www.slowtime.it

 

 

 

Galleria: