Comune di Brescia tourism website: useful information about what to see and where to go.

  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Español
  • Italiano

Entre los tesoros de Brescia medieval

Modifica:

Piazza della Vittoria; corsetto Sant’Agata; piazza Rovetta; contrada Gasparo da Salò; iglesia di San Giuseppe, Museo diocesano y del tejido litúrgico; contrada Santa Chiara; via San Faustino, contrada del Carmine; iglesia de Santa Maria del Carmine; via delleGrazie; iglesia de Santa Maria delle Grazie; corso Garibaldi; la Pallata; via Mamelli; iglesia de San Giovanni Evangelista.

Desde piazza della Vittoria (itinerario 1) se coge corsetto Sant’Agata al principio del cual se encuentra la iglesia de Sant’Agata, construcción del siglo XV en la cual se han superpuesto felizmente numerosas modificaciones, ahora caracterizada por vivaces decoraciones arquitectónicas de impronta barroca. En el interior, en una nave de tres arcadas con bóvedas vaídas y altas pilastras en haz adosadas a las paredes, destacar la capilla del Santísimo Sacramento, (segunda a la derecha). Notable, en el presbiterio, el gran fresco que cubre la pared del ábside, Cristo Crucificado de finales del siglo XV.

Superada la iglesia, en el nº 22 está el Museo Ken Damy de fotografía contemporánea, asociación cultural donde se exponen obras de cualificados fotógrafos contemporáneos. El museo está incluido en el palacio Lechi, llamado también Loggia delle Mercanzie, complejo formado por la superposición de estructuras medievales, del siglo XVI y barrocas, puestas en evidencia por recientes restauraciones; apreciables son las galerías del segundo patio y el portal renacentista.

Girando a la derecha, se llega a un ensanche que los brescianos llaman piazza Rovetta, y desde allí se va dirección norte hacia via Gasparo da Salò. A la izquierda, poco después de la entrada de la calle, un pasaje lleva al complejo del siglo XVI de la iglesia y claustros de San Giuseppe que alberga el Museo diocesano de arte Sagrado, el Museo del tejido litúrgico y la Fundación Civiltà Bresciana.

A la via Gasparo da Salò se asoman: en el nº 40 Casa Cavadini, con fachada neoclásica (en el portal se encuentra una apertura que permite ver un mosaico bicromo de las termas romanas que aquí surgían) y la iglesia de San Giorgio, en restauración, una antiquísima construcción tantas veces modificada y reconstruida completamente en la primera mitad del siglo XVII.

La calle continúa en contrada Santa Chiara donde en el nº 50 se encuentra el ex-monasterio de Santa Chiara, sede de la Facultad universitaria de Economía y Comercio convento femenino construido en el siglo XIII en las faldas occidentales del Cidneo, rehecho después a mediados del siglo XV, y sucesivamente modificado. Particular es la escenográfica escalinata de mármol del siglo XVIII, obra barroca de Ascanio Girelli.

En el nº 43 está localizado el Teatro S. Chiara: iglesia del siglo XVIII con frescos y estucos transformada en sala teatral.

Doblada la esquina de la via della Rocca se bordea el edificio que cierra por el norte el claustro de San Faustino ex convento benedictino que alberga la sede administrativa y representativa de la Universidad de Brescia. Los recientes trabajos de restauración han sacado a la luz frescos de Gian Domenico Tiepolo en el grandioso claustro del siglo XVI y en algunas salas internas.

La via termina en piazzale Cesare Battisti donde se encontraba la puerta de las murallas llamada puerta Pile; el edificio neogótico con almenaje guelfo erigido después de la demolición de las murallas a finales del siglo XIX, albergaba la aduana. Se emboca via San Faustino que bordea por el norte el popular barrio del Carmine y termina en piazza della Loggia (itinerario 1), calle que en el curso homogéneo de la anchura descubre la matriz del trazado: el curso primordial del torrente Garza que, con el Bova y el Celato, entraba en esta parte de la ciudad y servía para alimentar los molinos, las hiladoras, pero sobre todo, las curtidurías que en esta calle eran numerosas.

Descendiendo a lo largo de la calle se aprecia, a la izquierda, después de la entrada en los claustros, la gran fachada de la iglesia de los Santos Faustino y Giovita, santos patrones de la ciudad, que son recordados el 15 de febrero con celebraciones eclesiásticas y con una gran feria que trae a Brescia, procedentes de toda Italia, centenares de tenderetes que ocupan las principales calles y plazas del centro histórico.

En la mitad de via San Faustino se emboca, a la derecha, la contrada del Carmine, larga arteria que divide uno de los barrios más populosos de la ciudad, ya en época romana y medieval barrio de comerciantes y artesanos, caracterizado por soluciones constructivas que presentan casas altas adosadas con tiendas en la planta baja y balcones rurales en el último piso, cubiertos por el techo, para tender las pieles curtidas o telas teñidas para secar. Un poco más adelante presenta la gran fachada de piedra y ladrillo de la iglesia de Santa Maria del Carmine gran ejemplo de arquitectura gótica de Brescia construida entre 1429-1475 al lado del convento de los Carmelitanos aquí erigido en el siglo XIV. La estructura lombardo-gótica de la iglesia fue destruida en parte en el siglo XVI a causa de reajustes que llevaron a las paredes de las ventanas oblongas y las originarias arcadas de arco apuntado fueron cambiadas por aperturas en arco de medio punto.

En el interior se conservan numerosas obras de arte; a destacar: (en la tercera capilla de la derecha) el fresco Crocefisso de Vincenzo Foppa realizado entre 1475 y 1477; la tabla del altar mayor Anunciación de Pietro de Witte, donada en 1536 por el duque Renato di Baviera, contenida en una preciosa soasa de madera dorada y tallada que encuadra también la tela de Grazio Cossali (1563-1626) Virgen con el Niño que distribuye los escapularios; setenta y cinco escaños de madera dispuestos a lo largo de la pared del ábside (siglos XV-XVI); el Llanto sobre Cristo muerto grupo de diez estatuas de tamaño natural de terracota policroma, extraordinarias por su dramatismo plástico, de la segunda o tercera décadas del siglo XVI, situadas en la capillla De Rosis, sobre la nave izquierda. En la capilla del fondo de la nave derecha, destinada a sacristía, son visibles numerosos restos de frescos de la escuela lombarda de 1423-1450. Saliendo por una puerta al fondo de la nave, se accede a un patio desde el cual es visible el exterior del ábside poligonal de la iglesia (1471-1478) y que, a la derecha, conduce a una capilla con interesantes frescos de alrededor de 1510 de Floriano Ferramola y Vincenzo Civerchio.

Al lado de la iglesia, con acceso desde vicolo dell’Anguilla nº 8, están los tres claustros del ex convento de los Carmelitanos, dos lugares a lo largo del flanco oriental de la iglesia y un tercero, más pequeño, al oeste. Este es el claustro pequeño, del siglo XV, con arcos de medio punto en los dos órdenes. Sigue el claustro mayor (1478) con una fuente del siglo XVI en el centro, época a la cual se remontan las transformaciones de los lados septentrional y occidental; en el lado sur se abre el claustro meridional, de 1521, reestructurado en el siglo XVIII.

Recorriendo otra vez en dirección este Contrada del Carmine se termina en via delle Battaglie donde, a la derecha se encuentra, en el nº 32 casa già Averoldi, mansión del siglo XVI, con destacable portal. Embocamos via delle Grazie en la cual existen mansiones patricias del siglo XVIII: en el nº 23 palacio Torriceni construido en 1780 sobre diseño del arquitecto Turbini, con probables intervenciones sucesivas de Rodolfo Vantini (1832); en el nº 19 palacio Fenaroli, obra de la segunda mitad del siglo XVIII; palacio Caprioli, con portal del siglo XVII de ingreso en via Capriolo nº 48, que presenta todavía sobre la fachada y en el lado de via delle Grazie algunos frescos realizados por Pietro Marone en 1591 y otros anteriores. Después de la basílica de Santa Maria delle Grazie caracterizada por el contraste entre la sobria fachada renacentista y el fastuoso interior barroco, encontramos, antes de salir a Via Garibaldi, en el nº 18 palacio Maffei, que se remonta al siglo XVII y ampliado en el siguiente siglo decorado en la fachada por cabezas y piezas de armadura situados entre los gruesos sillares del portal.

Se recorre corso Giuseppe Garibaldi hacia el oeste, animada via de paseo donde se abren numerosas tiendas. La vía se extiende desde la plaza homónima, donde se encuentra el monumento a Giuseppe Garibaldi inaugurado en 1889 (ideado por el arquitecto Antonio Tagliaferri y realizado por el escultor Eugenio Maccagnani) hasta la Torre della Pallata, uno de los emblemas de la ciudad, torre del siglo XIII entre los principales monumentos del periodo medieval. Erigida utilizando muchos restos de edificios romanos, se alza 31 metros, y tiene planta cuadrada de 10,6 metros. Engarzada en su base está la fuente de via Pace, realizada en 1596 por Antonio Carra sobre diseño de Pietro Maria Bagnadore. Las figuras representan Brescia armada con cornucopia y los dos ríos Garza y Mella.

A la izquierda de la torre se emboca via Mameli, estrecha calle comercial; a la altura de una fuente neoclásica que decora la esquina del cruce con contrada S. Giovanni, un breve desvío lleva a visitar la iglesia de San Giovanni Evangelista, destacable por las decoraciones de la capilla del Santísimo Sacramento, obra de Moretto y Romanino.

Recorriendo via Mameli en dirección piazza della Loggia, encontramos engastado en una esquina del edificio, a la derecha, el Mostassù delle Cossere, curioso rostro de piedra de nariz cortada, según la leyenda, por Enrique VII en 1311, exasperado por la resistencia de los brescianos a su asedio.

En el nº 27 se encuentra el palacio del Magistrato della Mercanzia del siglo XVI transformado en el pórtico y en el interior por la restauración del arquitecto Egidio Dabbeni (1925). Enfrente, en la esquina con via Valeripo Paitone, se encuentra una casa medieval con restos del siglo XIII y poco después, al este, siempre con acceso desde via Mameli, está el acceso a la Curt dei Puli (Cortile dei Polini) donde se puede resaltar una casa con gran mirador en la azotea, dos fuentes, una con muro de línea neoclásica y la otra vasca-abrevadero medieval que servía agua para todo el patio.