Comune di Brescia tourism website: useful information about what to see and where to go.

  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Español
  • Italiano

La ciudad romana y longobarda

Modifica:
Brescia, ritratti di Imperatori Romani

Piazzale Arnaldo (aparcamiento), piazza Tebaldo Brusato, Via Musei: complejo monástico de San Salvatore-Santa Giulia y Museo de la Ciudad, Piazza del Foro, Via Cattaneo, vicolo S. Clemente, Via Trieste, Via Tosio, Corso Magenta.

Piazzale Arnaldo se llama así desde 1897 por la gran estatua de bronce de Arnaldo de Brescia, obra de Odoardo Tabacchi 1882, con base de Antonio Tagliaferri, situada en el centro, dedicada al monje predicador contra la corrupción del clero ajusticiado en 1155. En esta plaza en el siglo pasado se instalaba el mercado de cereales y la construcción neoclásica que ocupa el lado meridional es el Mercado dei Grani o Granarolo, una de las más bellas en su género. En la proximidad del semáforo dos pequeños pórticos contrapuestos, son las estaciones aduaneras erigidas a principios del siglo XIX en sustitución de la abatida puerta de Torrelunga, que marcaba la via de salida, y acceso, de la ciudad hacia este, hacia Venecia.

Al final de la plaza, a la derecha mirando de espaldas el monumento de Arnaldo, se va hacia Piazza Tebaldo Brusato. Construida a finales de 1773, fue sede de importantes mercados hasta el siglo XVII; fue lugar, en la Edad Media, de contiendas y duelos, torneos y competiciones. En 1820 fue transformada en jardín público y plantada con los grandes castaños de Indias que todavía hoy se ven y decorada con dos fuentes neoclásicas. Las plazas Arnaldo y Tebaldo Brusato, últimos ensanches accesibles por los automóviles en el límite de la zona de tráfico limitado, están muy animadas en las noches brescianas, llenas de restaurantes, cafés y heladerías.

Entre los antiguos edificios que circundan la plaza destaca en el nº 35 Palacio Cigola, rico en decoraciones marmóreas, una de las más imponentes residencias brescianas, erigido a finales del siglo XVI y ampliado en el XVIII (asomado a la plaza con un grandioso portal con un balcón al cual dan tres ventanas; ático con pináculos a modo de corona). En el nº 22, antes de salir hacia el norte de la plaza para ir a via Musei, está el palacio Maggi.

Via dei Musei corresponde al decumano massimo de la época romana, la via principal que, cerca de 5 metros por debajo del nivel actual del suelo, trazaba la directriz de este a oeste del antiguo núcleo de Brixia, el área encerrada, desde el siglo I d. C, por tres Km de murallas urbanas, hoy Patrimonio de la Humanidad UNESCO. Está flanqueada por imponentes monumentos, entre los cuales el más importante resto romano, el Capitolium que, completado por el Foro delante y por el teatro romano, representa una de los ejemplos arquitectónicos más significativas del norte de Italia. San Salvatore La época longobarda ha dejado en via Musei uno de los más notables y apreciables testimonios de este pueblo, el monasterio de San Salvatore-Santa Giulia. Éste surge sobre un área arqueológica de las más ricas de la ciudad, donde se han encontrado restos de asentamientos desde la edad del hierro, hasta Romanos, Longobardos. En su interior se pueden visitar restos de domus romanos, la basílica altomedieval de S. Salvatore, la iglesia de S. Giulia y la capilla de S. Maria en Solario donde se expone el Tesoro de Santa Giulia.

Se funde e integra con el monasterio el área expositiva del Museo de la Ciudad, complejo museístico de 12.000 m2, que, atrae a Brescia a cuantos aman el arte y la historia con otros 11.000 restos que acompañan al visitante desde la época prehistórica a la edad véneta, pasando por la edad romana, la longobarda y carolingia, a través de la época de los Municipios y la de la Signorie.

Recorriendo Via Musei se costea el lado meridional del edificio del Santa Maria in Solario, la única fachada de la capilla medieval que no está englobada en el complejo monástico de S. Salvatore-S Giulia. Desde fuera se puede divisar su lado sur que presenta una mampostería maciza decorada con columnas adosadas y pequeños arcos colgantes que engloba lápidas con inscripciones latinas procedentes de edificios romanos.
Casi enfrente  está, en el número 50, Casa Benasaglio, restaurada recientemente con su preciosa verja; en el fondo del patio, más allá del pórtico de dos arcadas, se divisa la bonita fuente del Vantini (1832) con una estatua de Emanueli.Santa Maria in Solario

Siguiendo el perímetro exterior del monasterio, se tuerce a la derecha, entrando a Via Piamarta la antigua calle que sube hacia el Castillo, en la que se asoma la iglesia de Santa Giulia. Esta última, de rasgos renacentistas, se compone de dos partes: el coro del as monjas de la segunda mitad del siglo XV, decorado con frescos de Floriano Ferramola y Paolino da Caylina el Joven a principios del siglo XVI, y la nave con bóveda de cañón erigida a finales del siglo XVI. La fachada de mármol está dividida en dos órdenes por una chambrana en volutas: en la cumbre del tímpano triangular está colocada la estatua de S. Giulia.

Un poco más adelante, a mano derecha, se halla la escalera que lleva a la iglesia del Santísimo Cuerpo de Cristo y convento de los Gesuati. Comenzada en 1501, presenta un importante portal renacentista de mármol y tanto en su interior como en los claustros, interesantes frescos del siglo XV y XVI, aunque parcialmente deteriorados: admirables son las decoraciones de las capillas del flanco derecho efectuadas alrededor de la mitad del siglo XVII por Benedetto Marone con Escenas de las Sagradas Escrituras.

Bajando por el lado derecho se encuentra, actualmente ocupado por un restaurante, el xenodochio del siglo IX, un hostal para los peregrinos de viaje, gestionado en el pasado por las monjas benedictinas del cercano convento.Brescia, Capitolium

Al lado está el vicolo del Fontanone llamado así por el basto lavadero colocado en la esquina; en el n. 1 se encuentra el Palazzo Maggi Gambara, construido a finales del siglo XV sobre los restos de la platea del Teatro Romano. Nos encontramos en el corazón de la Brixia romana. El teatro está colocado al Este del Templo Capitolino y comunica con el mismo por medio del “aula dei pilastrini”, una sala dividida en tres naves separadas por dos líneas de pilares altos y delgados. El teatro se construyó en la época flavia (69-96 d. C.), posiblemente sobre unas estructuras ya existentes, y fue totalmente restaurado a finales del siglo II, cuando alcanzó su máximo esplendor. Entre finales del siglo V y comienzos del siglo VI fue parcialmente destruido pero siguió desarrollando durante unos siglos su función de lugar público de reuniones. El teatro, de estilo griego, apoya sobre el declive de la colina y, para adaptarse mejor a la configuración del terreno, tiene la parte frontal ligeramente inclinada  respecto al curso del decumano. El teatro, hecho de piedra de médula y mármol de ladrillos en el pasillo más alto se caracteriza por sus notables dimensiones: se cree de hecho que pudiese albergar a 15.000 espectadores.

Saliendo del callejón del Fontanone se encuentra en el área arqueológica, cuyo emplazamiento actual se remonta a 1830 y a las restauraciones de 1939-43, del Capitolium erigido en 73-74 d. C: en las tres celdas del templo, está colocada una importante colección lapidaria constituida por los restos encontrados en Brescia y provincia.

En la esquina de piazza del Foro con via Musei, está edificada la iglesia de S. Zeno in Foro reconstruida en la primera mitad del siglo XVIII, precedida por una anteiglesia cerrado por una verja con placas coronadas por amorcillos y parejas de delfines. En el lado opuesto de la plaza, una de las construcciones que llena el área, en época romana, libre y pavimentada, es el palacio Martinengo Cesaresco Novarino: la parte que da a la plaza del Foro es la más antigua, del siglo XVII; en los bajos del palacio está expuesta una gran maqueta reconstructiva de la zona arqueológica del Foro romano y se pueden visitar los restos de una instalación termal romana, del trazado de las murallas del Foro y de algunas tabernae.  Descendiendo por Piazza del Foro se puede comprender la extensión del centro monumental de la Brixia romana; girando a la derecha por via Laura Cereto se pasa al lado de la torre d’Ercole, casa-torre de época altomedieval de 15 metros de altura, edificada con materiales de expoliación del Foro romano, después acopada por Ezzelino da Romano, situada en el cruce entre el decumano y el cardo máximo; atravesada via Cattaneo se deja a la derecha el ábside románico de la iglesia de S. Marco Evangelista y se accede a la piazzetta Labus sobre cuyo lado norte están incorporados en las casas los restos de la fachada posterior de la Curia que cerraba por el sur el Foro.San Clemente

Embocando vicolo S. Clemente se penetra en las calles de planta romana que, recientemente recuperadas de  por atinadas intervenciones de la administración municipal, muestran el resultado positivo de la valoración del ambiente tranquilo que rodea una de las zonas residenciales más antiguas de la ciudad. En la piazzetta homónima está situada la iglesia de S. Clemente. El edificio, que ya existía aquí en el siglo XI, fue modificado después en los siglos XV y XVI y más tarde radicalmente transformado en el interior en 1840, sobre proyecto del arquitecto Rodolfo Vantini. Custodia numerosas obras de Moretto, que está sepultado aquí; en la segunda capilla a la derecha, una pintura de Gerolamo Romanino recientemente restaurada (Cristo resucitado entre los santos Caterina y Agustín).

Dejando a un lado un bloque de edificios medievales, giramos hacia via Trieste a la cual dan numerosas tiendas de antigüedades y restauración, nº 17 Palacio Martinengo Cesaresco, ahora sede de la Universidad Católica y del Instituto Arici; comenzó a ser construido por el arquitecto Ludovico Beretta hacia la mitad del siglo XVI. Resalta en la fachada el imponente portal de mármol de Iacopo Medici solapado en lo alto por el escudo con el águila de los Martinengo; en los bajos se pueden visitar vestigios romanos, mosaicos y frescos, pertenecientes a un edificio republicano (siglos II-I a. C), reconstruido en el siglo I d. C y transformado en aula termal en el siglo III.

En el nº 31 un edificio escolástico ha ocupado hoy el claustro de S. Clemente, restaurado en el siglo XVII; en el cruce de via Trieste con via Veronica Gambara se encuentra una muralla según la tradición erigida por los brescianos para defenderse de las invasiones bárbaras.

En el nº 39 de via Trieste se erige uno de los ejemplos más significativos del gusto barroco de Brescia: el palacio Soardi actualmente Bruni-Center construido alrededor de 1730 por el arquitecto Antonio Turbino sobre un edificio del siglo XV; el deseo de llevar a cabo soluciones escenográficas se concreta en el planteamiento de todo el complejo: desde la fachada avivada por los ornamentos del portal de piedra, se abre una vista en catalejo sobre el atrio, sobre el patio porticado interno, sobre el jardín trasero delimitado por verjas de hierro compuestas por tres arcos de piedra, hasta el cierre de la perspectiva hacia sur ,enfrente del palacio, con la fuente de nichos adosada al lado de la iglesia, obra de Antonio Callegari, representando a Neptuno.

Se encuentra en la plaza homónima la iglesia de Santa María Calchera, reconstruida casi completamente en el siglo XVIII en el interior conserva, en la segunda capilla a la derecha, una de las mejores obras juveniles del segundo decenio del siglo XVI, de Romanino S. Apollonio Obispo y los santos comulgantesi Faustino, Giovita, Afra e talico.
En el lado meridional de la iglesia surge casa Bisogni, hoy sala para reuniones, con frescos del siglo XIV. El monumento a Niccolò Tartaglia, representado en orden renacentista y realismo por Luigi Contratti, ocupa la plaza desde 1918, fue donado por el Atteneo en honor al gran matemático bresciano del siglo XVI. Palazzo Beretta

Desde aquí se llega a via Tosio; los números 10-12-14 corresponden al palacio Tosio, sede del Atteneo de Ciencias, Letras y Artes, prestigiosa academia bresciana de Ciencias, Letras y Artes; el edificio resulta de la agregación de tres casas contiguas. El aspecto actual de la fachada es obra del arquitecto Vantini que realizó aquí uno de los más extraordinarios ambientes neoclásicos privados.

En via Tosio nº 6, se encuentra el palacio Martinengo da Barco, ahora Beretta, edificado en el siglo XVII sobre la explanada de las antiguas murallas. Desde el atrio se advierte, cerrado por una primera verja coronada por estatuas, el patio al cual sigue el jardín que termina en una segunda verja suntuosa de mármol y hierro forjado visible en Corso Magenta.

Alcanzamos y recorremos hacia el este Corso Magenta; en el nº 27 encontramos el palacio Bargnani, construido en la primera mitad del siglo XVI y después unido a palacetes antiguos sobre proyecto del arquitecto Rodolfo Vantini.
Sigue el Conservatorio “Luca Marenzio”, proyectado por el arquitecto Luigi Donegani en 1837, utiliza una parte del antiguo monasterio agustiniano de San Barnaba; el edificio presenta líneas sobrias y simples en la sección central caracterizada por un tímpano apoyado sobre cuatro columnas jónicas está dedicado al héroe del risorgimento bresciano Tito Speri.San Barnaba

En el mismo ensanche surge la ex iglesia de San Barnaba, hoy auditórium, de fachada marmórea barroca de 1675. En el nº 50 se abre el acceso al salone da Cemmo, la antigua biblioteca del convento agustiniano de San Barnaba con techo de madera con cielo raso de casetones y una serie de frescos de Giovan Pietro de Cemmo de 1490.

En los jardines contiguos están situados dos monumentos: uno, Alas de la Libertad, de Quinto Ghermanti, está dedicado a los héroes de la Resistencia bresciana (1970), el otro, Los emigrantes (1891), grupo compuesto de bronce de intensidad psicológica, es obra de Domenico Guidoni.

Se erige en el número 56 el palacio Poncaralli, ahora sede del liceo Clásico Amaldo construido en la primera mitad del siglo XVII. También en el sótano de este palacio, como en muchos otros de la zona limítrofe, se han encontrado restos romanos.

A la salida de via Magenta en el piazzale Arnaldo se encuentra la iglesia de Sant’Afra in Sant’Eufemia de articulada fachada marmórea, construida en 1776 sobre los cimientos de un edificio de 1462, del cual quedan el coro y la cripta.. Conserva en el interior en la primera capilla a la izquierda una notable obra de la madurez de Paolo Veronese: Martirio de Santa Afra (alrededor de 1575) con, a los lados, los santos Faustino y Giovita de Palma el Joven. Estimable la cripta, de tres naves, que conserva trazos de frescos del siglo XV y, sobre el altar, una Navidad del mismo período.

Itinerario de media jornada