Comune di Brescia tourism website: useful information about what to see and where to go.

  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Español
  • Italiano

Puntos de Interés

"Madonna con il Bambino e San Giovannino", Virgen con el Niño y San Juan Bautista, de Francesco Francia

Mié, 07/01/2015 - 14:28 -- Laura
Brescia, "Madonna con il Bambino e San Giovannino", Virgen con el Niño y San Juan Bautista, de Francesco Francia

La valiosa tabla formaba parte de la colección del conde Paolo Tosio, cedida como legado al Ayuntamiento de Brescia en 1844 y origen de la Pinacoteca Tosio Martinengo. La colección Tosio, que el refinado propietario había organizado en su palacio encomendando a Rodolfo Vantini la predisposición de algunas salas especialmente dedicadas a la exposición de las obras de mayor valor, consistía principalmente en pinturas acompañadas de esculturas, grabados y dibujos. El gusto del conde lo llevó a la preferencia de obras de artistas neoclásicos (contemporáneos) y las de pintores que, en el pasado, consagraban los mismos ideales de belleza y armonía. Fue el responsable de la compra de dos pinturas de Rafael, que se encuentran entre las principales obras de la pinacoteca, y también de esta Virgen con el Niño y San Juan Bautista, que en el siglo XIX era una de las pinturas más admiradas de la colección.

El Díptico de Boecio

Lun, 03/11/2014 - 14:25 -- Laura
Brescia, el Díptico de Boecio, Santa Giulia Museo de la ciudad

Concebida en su origen como díptico consular, conmemorativo de la asunción del cargo de cónsul en el 487 d.C. de Nario Manlio Boecio, padre del filósofo Boecio, la valiosa obra sufrió, con el paso del tiempo, una transformación radical, pasando del uso profano al eclesiástico.
Los dos paneles anteriores, de marfil, representan retratado al cónsul romano. A la izquierda, de pie e inmóvil, y a la derecha sentado en una cátedra presidiendo los juegos del circo. En ambas figuras, el cónsul tiene en su mano izquierda el cetro coronado por el águila con las alas extendidas, mientras que la mano derecha sostiene el mappa, es decir, el pañuelo de lino con el que, según una costumbre que se atribuye a Nerón, se daba la señal de salida de las carreras de carros.
En la representación de la tabla de la derecha el cónsul aparece justo en el momento de dar comienzo a la competición, aunque en realidad no se relaciona con ninguna escena narrativa, que solo se puede imaginar. Por tanto, es una imagen de pura representación, donde el cónsul se muestra separado del mundo (como un soberano o un santo), fijo e inmóvil con gestualidad sobria y contenida.

Amazonomaquia - La batalla de las Amazonas

Mar, 14/10/2014 - 12:18 -- Laura
Brescia, Amazonomaquia, Santa Giulia Museo de la ciudad

En la placa, de mármol blanco de grano medio, se observa parte del combate de siete Amazonas: dos de estas a caballo y una en el suelo con su corcel, caracterizadas por el gorro frigio, la túnica sujeta en el hombro izquierdo que deja el seno derecho descubierto, y las botas con vuelta, los embades. Amazonas que luchan contra seis guerreros desnudos, algunos con yelmo y uno en el suelo con klamis.

Las fáleras de Manerbio

Lun, 29/09/2014 - 15:03 -- Laura
Brescia, las fáleras de Manerbio, Santa Giulia Museo

El término fálera, inusual en nuestro léxico moderno, deriva del latín phalerae, sustantivo que indica los elementos metálicos, tachuelas o decoraciones de diversa índole, utilizados como ornamento o condecoración militar, para llevar en el pecho o colgados de las bridas del caballo.
Por lo tanto, las catorce fáleras conservadas en el Museo de Santa Giulia, en la sección dedicada a la Protohistoria del territorio de Brescia, son probablemente adornos para las bridas de dos caballos. Catorce discos de plata decorados con repujado, dos de mayor tamaño (diámetro medio de 19 cm) y doce pequeños (10 cm), encontrados junto a fragmentos de cuatro elementos longitudinales curvos y tres cadenas, también de plata.
Su descubrimiento fue casual, como sucede a menudo con los descubrimientos más extraordinarios de la arqueología: los campesinos de los nobles Gorno encontraron los objetos en febrero de 1928, enterrados bajo apenas "dos paladas de tierra" (50 cm aproximadamente), cuando ampliaban el foso del estiércol en la granja Remondina, cerca de la ciudad de Manerbio. Este pequeño tesoro se entregó de inmediato a la policía y, el 11 de febrero de 1928, se confió a Giorgio Nicodemi, el entonces director de los Museos de Brescia. Adquiridos por el Estado, estos se guardaron después en el depósito temporal de las Colecciones Cívicas de Arte de Brescia (hoy Museos Cívicos de Arte, Historia y Ciencia), donde se encuentran todavía hoy.
Ya desde el principio resultaron objetos extraordinarios, pero tan excepcionales que se consideraron inicialmente del periodo longobardo. En cambio, se trata de una de las obras fabricadas por los maestros celtas en el arte de la elaboración de los metales. Carlo Albizzati fue el primero que, en 1933, los definió como "las obras del arte celta más singulares de las que puede presumir nuestro país". Gracias a la comparación con otros objetos similares podemos delimitar la datación de las fáleras de Manerbio en la primera mitad del siglo I a.C. Sin embargo, sus autores no fueron los Cenómanos, tribu de los celtas establecidos en la zona de Brescia desde el siglo IV a.C.; sino que lo más probable es que procedieran de un taller de artesanos boyos o tauriscos, mostrándonos, a posteriori, las relaciones que existían entre los antiguos pueblos de Cisalpina (norte de Italia), Nórico y Panonia (Hungría).

Torre de Hércules

Lun, 29/09/2014 - 11:19 -- Laura
Brescia, Torre de Hércules

Vivienda medieval situada en el cruce entre el Decumano (de este a oeste) y el Cardo Máximo (de norte a sur) de la ciudad romana. Probablemente construida sobre las ruinas de edificios romanos en el siglo XII por la familia noble Palazzi, que tenía aquí sus casas, fue cortada por Ezzelino da Romano cuando tomó posesión de la ciudad en 1258. Su nombre derivaría de la proximidad de un templo dedicado a Hércules.

Teatro Social

Lun, 29/09/2014 - 11:13 -- Laura
Brescia, Teatro Social

El actual Teatro Social tiene sus orígenes en la historia de la familia de Luigi Guillaume, noble francés que huyó de Lyon (Francia) con su esposa Magdalena durante la Revolución Francesa.
Los Guillaume, ocultos en un grupo de equilibristas y actores nómadas para engañar mejor a sus perseguidores, llegaron a Italia de forma rocambolesca y encontraron en el fascinante mundo del circo la manera de sobrevivir en su condición de exiliados expropiados.
Grandes jinetes, educados para cultivar sus habilidades deportivas, los Guillaume formaron su propia compañía y con esta comenzaron a recorrer Europa. Por casualidad, o tal vez por elección, en un determinado momento eligieron Brescia como residencia permanente. Compraron un edificio en el centro y durante las pausas entre un viaje y otro, o entre un espectáculo y otro, comenzaron a codearse con la clase social alta de la ciudad.
A mitad del siglo XIX un descendiente del fundador adquirió un área en el centro de la ciudad y construyó un teatro de madera adecuado para espectáculos ecuestres, para obras teatrales y para reuniones políticas. Los demás hermanos formaron a su vez compañías con las que consiguieron éxitos en las principales plazas de Italia y del extranjero. En 1873 el teatro fue reconstruido en un modo más elegante y majestuoso, y se convirtió en el templo de la alta burguesía de Brescia, ávida de diversión. En 1903 la familia Guillaume dejó el teatro, que fue adquirido por un grupo de aficionados: después de una restauración en puro estilo Liberty, según la moda de la época, le dieron el nombre de Teatro Social.

Iglesia de San Marco Evangelista

Lun, 29/09/2014 - 10:28 -- Laura
Brescia, Iglesia de San Marco Evangelista

Construida en estilo románico a finales del siglo XIII, perteneció a la familia Avogadro, que residía en un palacio cercano, actual sede de la Universidad Católica. Quedó dañada por un bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial. El exterior presenta pequeños arcos de ladrillo entrelazados bajo la cornisa alrededor de todo el edificio, mientras que en la fachada (caracterizada por una gran ventana rectangular) se abre un portal en piedra coronado por un arco de medio punto. En el lado derecho se evidencia una pequeña puerta románica, con una cruz en altorrelieve.

Teatro de Santa Clara

Mar, 23/09/2014 - 14:30 -- Laura
Brescia, Teatro de Santa Clara

En las laderas de la colina Cidneo se asienta el antiguo convento de Santa Chiara Vecchia, actual sede de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Brescia.
Los primeros datos certeros sobre la existencia de un monasterio en esta zona se remontan a la primera mitad del siglo XIII: de hecho, consta el 1 de agosto de 1232 como fecha en el acto en el que el obispo de Brescia Cavalcano de Salis extendió a las monjas de la Orden de San Damián establecidas en el convento de S. María de la puerta de Petriolo un privilegio otorgado por el Papa Alejandro III en Agnola. Este consistía en la exención de la jurisdicción episcopal "ecclesiam et locum S. Mariae sitam en civitate Brixiae apud Portam Pedrioli", a excepción de la consagración de la iglesia y los altares, la bendición de la priora y de las monjas y el uso de los sacramentos en el caso de que las monjas lo solicitaran. En sus puntos básicos, este privilegio fue confirmado de nuevo poco después en un documento con fecha del 29 de noviembre de 1255, en el que el papa Alejandro IV, recibiendo bajo su protección a la comunidad de religiosas, decretaba que en esta última se profesara de forma perpetua la orden monástica según la regla de San Benito y de acuerdo con las normas de San Damián ya prescritas a estas religiosas por su predecesor, el Papa Gregorio. De este documento se deduce que a las monjas se les concedía la plena posesión no solo del lugar en el que se encontraba el monasterio, sino también de todas las propiedades adquiridas o que se recibieran en donación de religiosos o laicos en el futuro. No se conoce exactamente cuando la regla benedictina dio paso a la franciscana, pero, por algunos actos de compraventa, se podría fijar este acontecimiento en el último cuarto del siglo XIII. No ha quedado ningún rastro de los edificios que constituían este primer asentamiento, ya que con el tiempo se sucedieron numerosas transformaciones y ampliaciones. La primera de estas está ligada a un hecho trágico que afectó a la ciudad de Brescia en 1508, cuando el torreón llamado Mirabella del Castello, usado como depósito de pólvora, explotó debido a un rayo, causando graves daños a la población y especialmente al monasterio de Santa Clara.

El Teatro Romano

Mar, 23/09/2014 - 11:08 -- Laura
Brescia Teatro Romano

El teatro, visible desde el callejón del Fontanone, está ubicado al oriente del Templo Capitolino y conectado a este por el “aula dei pilastrini”, un espacio dividido en tres naves por dos filas de pilares altos y estrechos. El teatro fue construido en época Flavia (69-96 d.C.), quizás sobre estructuras anteriores, y fue completamente restaurado al final del siglo II, cuando vivió su máximo esplendor. Entre finales del siglo V y principios del VI fue parcialmente destruido, pero siguió funcionando todavía durante algún siglo más como lugar público de encuentro.

Iglesia de San Faustino in Riposo (llamada de Santa Rita)

Lun, 22/09/2014 - 15:34 -- Laura
Brescia, San Faustino in riposo

La pequeña entrada se abre bajo la fachada de la torre de Porta Bruciata, en la via dei Musei. Su nombre deriva de la parada que aquí se realizaba en la procesión que, a principios del siglo IX, transportaba los restos de los Santos Faustino y Jovita - Patrones de Brescia - hacia la iglesia de San Faustino el Mayor. Construida a finales del siglo XII sobre una capilla anterior, presenta un interior de planta circular, reconstruido en los años 700 y 800. El retablo del altar mayor, la Virgen y el Niño con los Santos Faustino y Jovita, es obra de Domenico Romani (1743). La iglesia, con abundantes exvotos, acoge en la capilla de la izquierda una imagen de la Virgen que es especialmente venerada por la devoción popular bresciana.
La original arquitectura exterior, visible desde la placita adyacente, presenta un cuerpo cilíndrico de piedra cubierto por un techo en forma de cono truncado dentellado con ladrillos sobre el que descansa un campanario cilíndrico con cuatro pequeñas bíforas, recubierto por un pináculo protegido también por esa cubierta dentellada en ladrillo.

Páginas