Comune di Brescia tourism website: useful information about what to see and where to go.

  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Español
  • Italiano

Campamento de los Zuavi sobre las explanadas de Brescia en junio de 1859 de Angelo Inganni

Jue, 19/06/2014 - 15:04 -- Laura
Tipologia: 
Campamento de los Zuavi sobre las explanadas de Brescia en junio de 1859 de Angelo Inganni

La batalla de Solferino y San Martino se combatió el 24 de junio de 1859 entre el ejército austríaco y el franco-sardo, poniendo fin a la segunda guerra de independencia italiana.
Fue la batalla más grande después de la de Lipsia en 1813, habiendo tomado parte, más de 230.000 efectivos en total. Es recordada en Italia por ser el primer paso concreto hacia la unidad nacional italiana y en todo el mundo por haber inspirado a Henry Dunant la creación de la Cruz Roja Internacional.
En el ejército franco-sardo militaba el cuerpo de los Zuavi, constituido en 1830, poco después de la conquista de Algeri por parte del ejército francés; en el origen estaba compuesto por un solo regimiento de mercenarios provenientes, en gran parte, de la tribú beréber de los zouaoua. Más tarde los soldados de origen francés (en general voluntarios) tuvieron la prevalencia, mientras las tribus indígenas fueron integradas (1841) en los “tiralleurs algeriéns”, llamados también “turcos”; ambos mantuvieron durante mucho tiempo (hasta 1962) el uniforme de elaborados estilos árabe-algerinos. Encuadrados en la infantería de línea colonial, los Zuavi se mostraron en grado de afrontar las situaciones más difíciles y arriesgadas, incluso gracias a su notable “espíritu de cuerpo”, acentuado por la presencia informal, en el interior de cada compañía, de escuadras (las tribus) guiadas por un veterano de reconocida autoridad (el débrouillard), que repartía las tareas durante los campamentos y los traslados.

Los Zuavi se distinguieron además en la guerra de Crimea (1854 - 1855), en particular en la batalla del Alma y en la toma de Malakoff. En la sucesiva “campaña de Italia” (1859) los tres regimientos, junto al anexado a la Guardia Imperial, contribuyeron en modo determinante al resultado victorioso de las batallas de Palestro (30 de mayo), de Magenta (4 de junio), de Melegnano (10 de junio). Al alba del 24 de junio, los Zuavi en reconocimiento se enfrentaron primero con los Austríacos y, más tarde, participaron al asalto y a la conquista de la colina de Solferino.
Pocos días antes de la gran batalla de Solferino (24 de junio de 1859), el ejército franco-piemontés se concentró en Brescia (desde el 18 al 21 de junio), provisorio cuartel general de Vittorio Emanuele II (hospedado en palazzo Valotti, en corso Magenta) y de Napoleón III (recibido en el palazzo Fenaroli, en via Marsala); sobre las explanadas de las murallas ciudadanas se acamparon las tropas de la Guardia imperial junto a un regimiento de Zuavi.

La presencia de los ejércitos aliados en Brescia es testimoniada de manera variada, además de las crónicas periodísticas y de la memorialista, por las ilustraciones publicadas en las revistas francesas y por algunos dibujos y pinturas de Angelo Inganni que, en una especie de reportage por imágenes de notable inmediatez, describe los campamentos de los Zuavi, en aquellos días visitados por una “multitud” de ciudadanos curiosos. Tales apuntes, tomados “en vivo” y en general de pequeñas dimensiones, preluden la elaboración de la tela mayor, comisionada por el noble de Gussago Paolo Richiedei, junto a la Vista del jardín con la Santísima en el fondo que, de manera similar está fechada en 1859, comprende explícitos llamados a la anexión de Brescia al Reino sabaudo. En las dos obras se advierte cómo el Risorgimento sea crónica demasiado reciente para ser motivo de celebración. Como sucede en las notables vistas, tomadas por las calles atestadas de Milán o de Brescia, la misma objetividad descriptiva está reservada a la ambientación (el desaparecido bulevar del “paseo público” entre las puertas de San Giovanni y de San Nazaro con el casinetto neo-clásico y la fuente, luego transferida en plaza del Duomo) y, en este caso, los Zuavi que, en sus exóticos uniformes coloniales, parecían mantener su proverbial orgullo a pesar de las actitudes y posturas relajadas y los encargos casi domésticos. En el centro de la composición se colocan, como testigos directos, el mismo Inganni y la mujer Amanzia, bien reconocibles por la galera y el parasol, mientras a la derecha aparece una viandante en su típico uniforme de ordenanza. Más en general, el cuadro revela una notable originalidad de concepción, debido, en particular, a la contaminación de géneros pictóricos diferentes: a la tendencia narrativa del “hábito moderno” y a las exactitudes prospectivas de la vista se acompaña la apertura panorámica y la luminosidad propias de un paisaje. Gracias a la grandes dimensiones y a la definición casi retratísticas de los rostros, la composición asume por lo tanto una “dignidad” figurativa similar a aquella tradicionalmente reservada a la pintura de Historia.

Angelo Inganni
Campamento de los Zuavi sobre las explanadas de Brescia en junio de 1859.
óleo en tela,cm 214 x 249
Firmado y fechado abajo a la derecha “A. Inganni 1859”
proveniencia: legado Paolo Richiedei, 1870; inv. 1585
Brescia, Castello, Museo del Risorgimento

Galleria: