Comune di Brescia tourism website: useful information about what to see and where to go.

  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Español
  • Italiano

Santa Giulia - Museo de la ciudad

Vie, 13/12/2013 - 15:04 -- Laura
Tipologia: 
Brescia, San Salvatore-Santa Giulia

El monasterio de San Salvatore, más tarde llamado de Santa Giulia (915), fue construido por voluntad del rey longobardo Desiderio y de su mujer Ansa en el 753 d. C. , sobre un área arqueológicamente muy rica (han sido hallados restos de domus romanas bajo la basílica de San Salvatore y en el huerto de S.Giulia). Las muchas ampliaciones y reconstrucciones llevadas a cabo sucesivamente a lo largo de los siglos, han ido creando este complejo articulado alrededor de tres claustros tal y como lo podemos admirar hoy; especialmente significativas fueron las que se efectuaron durante la edad de los Municipios (siglo XII; reconstrucción de los claustros, ampliación de la cripta de S. Salvatore, edificación de Santa Maria in Solario) y a finales del siglo XV (reconstrucción radical de los claustros a los que se añadió el claustro septentrional de los dormitorios, elevación del Coro de las monjas y desplazamiento de la fachada de la iglesia de S.Salvatore, que fue a su vez destruida y diseñada nuevamente por completo tras la edificación de la nueva iglesia de Santa Giulia, acabada en 1499).
El monasterio benedictino femenino, donde estuvo refugiada hasta el día de su muerte la hija de Desiderio repudiada por Carlo Magno, la Ermengarda de Manzoni, tuvo una vida próspera: se convirtió en uno de los centros conventuales más ricos e importantes del norte de Italia, con propiedades en cualquier zona de la península, gracias también a los legados de las monjas quienes procedían frecuentemente de familias aristocráticas. El monasterio fue suprimido en 1798 tras las leyes revolucionarias jacobinas y después convertido en cuarteles y despojado de sus bienes. El progresivo deterioro fue parcialmente suspendido cuando en el interior de los tres edificios religiosos se estableció la sede del Museo de la Edad Cristiana, en 1882. Las operaciones de recuperación arquitectónica empezaron tras la adquisición del área entera por parte del Ayuntamiento en 1966,  que han llevado al renacimiento del complejo y a la creación del Museo de la ciudad.
La visita al Museo empieza por los subterráneos del monasterio, una vez utilizados como sótanos y depósitos, donde es posible recorrer la historia del poblamiento del territorio de Brescia desde los primeros asentamientos en la edad del Cobre hasta la romanización. Los materiales más antiguos, procedentes de las áreas meridionales de la ciudad, se remontan al tercer milenio a. C. y testimonian el momento en el que el hombre alcanzó un profundo conocimiento de la producción agrícola y artesanal.
La edad romana está documentada en todos sus aspectos, tanto públicos como privados. En la época de Vespasiano Brescia fue dotada con un centro monumental que, alrededor del foro, comprendía Capitolium, basílica y teatro.  Maquetas, estaciones informáticas y restos arqueológicos monumentales permiten hacer hipótesis reconstructivas sobre los edificios que debían de contener los celebérrimos  bronces que fueron descubiertos el 20 de julio de 1826 en la crujía puesta entre la parte trasera del Templo Capitolino y la colina del Cidneo. Probablemente estaban todos colocados en el Templo mismo: el más famoso es la “Vittoria Alata”, nacida quizás como Venus y transformada en la época de Vespasiano cuando se convirtió en ex voto imperial; apreciables son también los retratos en bronce dorado de emperadores romanos. Junto con los monumentos públicos la sección resulta única por la presencia de restos de casas privadas, entre las cuales se destacan las casas nombradas Domus de Dioniso y Domus de las huertas, con su decoración de frescos, mosaicos y objectos de vida cotidiana.

La llegada al territorio de Brescia de las poblaciones de origen germánico, Godos, Longobardos, Carolingios, marca el cambio del arte antigua al arte alto-medieval. El paisaje urbano resulta profundamente modificado tras el abandono de los edificios monumentales romanos, la construcción de modestos edificios de madera y barro, la transformación en campos cultivados de amplios sectores urbanos. En este periodo se realiza la fundación del monasterio de S. Salvatore que pronto logró un importante papel religioso, político y económico y que marcó la reactivación de la vida civil.
La época medieval se abre con los testimonios relacionados al período de los Municipios, constituidos más que nada por restos procedentes de edificios desaparecidos. Destacan los frescos de Broletto, el marmóreo San Faustino a caballo de Porta Pile, la estátua-fuente de Bernardo Maggi del Convento de San Barnaba.

La visita sigue en la iglesia de San Salvatore y en el antiguo refectorio del siglo XV, un amplio salón dividido en dos naves por unas poderosas columnas, donde se exponen materiales procedentes de algunos monumentos de la ciudad que nos acompañan desde el estilo tardo-gótico al pleno Renacimiento.
Sobre los cimientos de la primera iglesia, se construyó una segunda en el siglo VIII, larga 40 metros, de tres naves divididas por columnas adornadas con apreciables capiteles. En la segunda mitad del siglo XV, la fachada de la basílica fue destruida tras la construcción de un nuevo coro de las monjas, el actual presbiterio de la iglesia de Santa Giulia. Del siglo VIII son los restos de estuco (en la nave central y de la pequeña nave septentrional). Una parte de la pequeña nave de la derecha está ocupada por la base de la torre, erigida entre los siglos XIII y XIV y decorada en su parte inferior por Romanino (siglo XVI). Las capillas septentrionales abiertas en el siglo XIV presentan decoraciones, entre las cuales, en la segunda, unos frescos de la escuela lombarda del penúltimo cuarto del siglo XIV y en la primera una secuencia de frescos del siglo XVI. La zona absidal de la cripta presenta fragmentos de frescos de los siglos VIII y IX. En el siglo XIII se amplió con columnas con interesantes capiteles de figuras, de la escuela antelámica.
El eje de la sección siguiente es el edificio de Santa Maria in Solario, capilla del siglo XII que servía de “oratorio” del monasterio. En la cumbre del edificio, de planta cuadrada, surge un cimborrio con una pequeña galería sin salida. El interior se desarrolla sobre dos plantas unidas por una escalera de piedra construida en el espesor de la pared. La planta baja presente en el centro un ara romana dedicada al dios sol, en la que apoya el pilar central del cuarto. La planta superior, con una cobertura en forma de cúpula, está recubierta de frescos que en su mayoría pertenecen a Floriano Ferramola (siglo XVI). Es aquí donde está expuesto el Tesoro de Santa Giulia, que incluye la Lipsanoteca (un cofre de marfil para las reliquias, historiado con episodios del Antiguo y del Nuevo Testamento) y la gran Cruz de madera del rey Desiderio (obra de orfebrería del siglo IX, cargada de gemas, raros camafeos y cristales pintados, entre los cuales el famoso tríplice retrato del siglo IV).

Desde el 2011 el complejo de San Salvatore - Santa Giulia esta insertado en la lista del Patrimonio Mundial de UNESCO.
 

 


SANTA GIULIA - MUSEO DE LA CIUDAD
Via Musei, 81/b
Brescia

 

 

Galleria: